Select Page

Nota Biográfica Rodríguez de Losada

Sevilla – 1826. Jerez – 1896.

Estudia en Sevilla. Aparece con un concierto de pinturas en Jerez, a los 20 años, de allí pasa al Puerto de Santa María, donde decora cuadros en la casa Terry, Círculo Mercantil y Colegio San Luis Gonzaga.

Participa en las Exposiciones de Bellas Artes en 1856 y 1866, obteniendo menciones honoríficas. Gana la medalla de plata en la Exposición de Sevilla en 1858. Medalla de oro en la Exposición de Cádiz en 1862.

Exposición en Sevilla en 1867.

Medalla de 1a Exposición de Cádiz en 1854.

En 1867 viene a Córdoba donde reside hasta 1878, año en que regresa a Jerez y funda la Academia de Bellas Artes de Santo Domingo de la que fue su primer profesor.

Exposición en Cádiz en 1879.

Pinturas del Salón Liceo.

Rendición Córdoba. Rodríguez Losada. Salón Liceo.

El lienzo de mayor tamaño el que ocupa el testero de la Sala, frontero al escenario, representa la rendición de Córdoba musulmana, en el año 1236, al Santo Rey Conquistador Don Fernando III. ‘

Los dos del lado izquierdo del salón según se mira al escenario representan el primero la entrevista de Cristóbal Colón, en Córdoba, con la Reina Isabel la Católica; el segundo, la escena en que el Gran Capitán, Gonzalo de Córdoba, reza ante el cadáver de su adversario el Duque de Nemours, después de la batalla de Ceriñola en 1053.

Los del lado opuesto plasman, regpectivamente: el desposorio, en Córdoba del Rey Don Enrique IV con Doña Juana de Portugal; la notificación al Maestro Séneca de la Sentencia de muerte que contra él decretó su discípulo Nerón; la representación de Juan de Gorze, embajador de Ottón, emperador de Alemania, al Gran Califa Abderramán III, en los días en que Córdoba era centro de Europa, la denodada resistencia de los visigodos, en el templo de San Acisclo, a la irrupción en Córdoba de los árabes invasores en el año 711; los hermanos Acisclo y Victoria camino del martirio; la vuelta de Almanzor, enfermo y vencido, de la batalla de Calatañazor y en el último, la conducción de Boabdil, último Rey de Granada, prisionero a la presencia de Don Fernando el Católico, que le esperaba en Córdoba